Ideas para consumir de manera sostenible.

Por Cova Gutiérrez. Profesora de Coolhunting en Formarte y de Estilismo en New Models Galicia.

Imagen de portada: Sudadera reciclada con organza de algodón. Imagen propiedad de Cova Gutiérrez.

Hace años que llevan inculcándonos un sistema de compras de “usar y tirar”, sin parar y sin control. Sobre todo, en la industria de la moda, que, por desgracia, sigue siendo la segunda más contaminante del planeta. Nos dirigen hacia hábitos exageradamente consumistas y hacia compras cada vez más compulsivas. La llamada “fast fashion” se rige por un “lo veo, lo quiero, lo compro”, y cuanto menos te lo pienses mejor. No les interesa que nos lo pensemos demasiado, porque si lo hacemos puede que nos demos cuenta de que eso no es lo que queremos.

Esta demanda masiva contribuye a consumir los recursos naturales del planeta. Pero afortunadamente, cada vez somos más los que pensamos y cambiamos hacia hábitos de consumo más sostenibles. Modificarlos puede ayudar a mantener el equilibrio y no llevar al planeta a índices de alerta. De modo que haz lo que no quieren que hagas: rebélate y empieza a pensar.

Imagen propia
Menos, es Más. Que no te controlen

Reflexiona y compra sólo lo que realmente necesites. Lo de pensar, parece fácil en lo que a moda se refiere, pero estamos acostumbrados a comprar impulsivamente todo lo que nos apetece simplemente porque es barato. Con ello no solo renunciamos a la calidad si no que incrementamos el coste que eso supone para el medio ambiente. Y lo peor es que nos cansamos en seguida de prendas que hemos comprado, las desechamos, seguimos consumiendo y así sucesivamente.

Comprar menos, es el mejor consejo para empezar a ser responsables con el planeta. Y si vamos a comprar menos, elige la calidad. Elige prendas que duren y no se deterioren a las primeras de cambio.

Fotografía: AMAIA NIANGO
Revisa tu armario

Piensa en lo que necesitas realmente. Separa y conserva solo lo que te haga sentir bien y encaje con tu estilo. Si nos paramos a pensar al final son pocas las prendas que nos ponemos habitualmente, y siempre recurrimos a un pequeño número con el que nos sentimos a gusto, y el resto forman parte de esas compras compulsivas que no nos gustan realmente.

Afortunadamente la moda sostenible está en aumento, cada vez somos más, y contamos con más marcas para elegir esas prendas que queremos que formen parte de nuestro armario siempre.

Jersey de lana reciclada de IAIOS

Una de ellas es  IAIOS, firma que fabrica jerseys tejidos con restos de lana sobrantes de otras confecciones. Este proceso de reciclaje no requiere de tintes adicionales y además se confeccionan en fábricas locales. Prendas sencillas, pero con gran variedad de colores para elegir.

Le llaman la revolución de la calma, un buen slogan que refleja valores y sostenibilidad. Puedes ver el vídeo promocional aquí: Iaios Vimeo:

La lana es cálida, que no os engañen. Si tocáis un jersey que parece de lana y el tacto es frío mirad su composición; lo más probable es que esté confeccionado en poliéster y/o algún otro material derivado del petróleo. Mirad las etiquetas. Es importante saber la composición y donde está fabricado, además del precio, la prenda tiene un coste para el planeta y para los trabajadores que la fabrican. Mirar la composición y donde está fabricada la prenda nos ayudará a saber elegir y sobre todo a elegir con responsabilidad.

Fotografía: LALOBA shoes

Apoya al comercio local y a sus artesanos, nos asegura que no se pierdan dichos oficios, que no se pierda el valor de un trabajo bien hecho. Que se sigan manteniendo esas tradiciones que tanto nos gusta ver.

LALOBA  shoes, es una de esas marcas que cuentan con artesanos locales que les ayudan a confeccionar el calzado de alta calidad, como se ha hecho siempre, y de manera sostenible. Están realizados a mano, con técnicas tradicionales y confeccionados con pieles de alta calidad, y nos llegan desde Vigo, Galicia.

Somos lo que hacemos: Reutiliza. Customiza. Reinventa

Piensa que cada acto de consumo importa, cada elección que hacemos… Reutilizar las prendas, acudir a tiendas de segunda mano, o incluso, por qué no; intercambiarlas con nuestros amigos, ayudará a cuidar el planeta.

La prenda más sostenible es la que ya existe, así que saquémosle partido a nuestra creatividad. Ésta es la parte que más me gusta. Explota tu creatividad. Customiza tus prendas o reinvéntalas. ¿Por qué vas a comprar vaqueros rotos cuando puedes deshilachar unos viejos tú mismo/a?, coserle detalles, ponerles tachuelas, pintarlos a mano, coserles bordados y un largo etc… y eso vale para cualquier prenda. Recuperemos el DIY (Do It Yourself), no hay nada más satisfactorio que aprender algo nuevo y llevarlo a cabo uno mismo, los resultados pueden ser sorprendentes, os lo aseguro.

Cosido bordado tejido, es una web muy inspiradora en la que podéis tomar ideas de cómo crear prendas y complementos increíbles con técnicas de bordado, y que está revolucionando internet. Además, cuentan con una comunidad y con tutoriales para el que no sabe cómo empezar.

Fotografía: ANUSCAS FAMILY

ANUSCAS FAMILY  es una de esas marcas que apuesta por el reciclaje. Cada una de las piezas: mochilas, bolsos y complementos, nacen de una conciencia social hacia la necesidad de la reutilización de la ropa ya usada. La filosofía de la marca es dar una segunda oportunidad a estas piezas, que aportan en cierto sentido, una «experiencia» que las hace únicas. ¡Y desde luego sus mochilas lo son!

Por último, recordar otra iniciativa sostenible, que cada vez está más en auge, y que se inicia tras las crisis económica: son las llamadas Swap party”. La idea es organizar encuentros en los que compartir o intercambiar prendas, tipo trueque. Pasar un rato agradable haciendo algo bueno por los demás, charlar, tomarse algo entre gente que comparte tus mismas inquietudes etc. Suena tan bien que me encantaría que alguien lo organizase en mi ciudad ¡aquí os lo suelto por si alguno/a se anima!

Muro de Berlín. Imagen propia

Por último, me gustaría recordar que estos días nos van a bombardear con los descuentos de una de las mayores campañas de marketing de los últimos años: el Black Friday, o Viernes Negro. Frente al derroche desorbitado de compras, me gustaría animaros a que apostéis por un consumo responsable y moderado, que encaje con un estilo de vida coherente, y dedicarle mas tiempo a lo que de verdad importa 😉

“Mucha gente pequeña en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas pueden cambiar el mundo”.

 

-Las ideas y opiniones de este post pertenecen a su autor/a. Slow Fashion Next no se responsabiliza de los contenidos-

Publicaciones Similares