Descubre cómo fomentar el consumo local en tus regalos en el 8º artículo de los #RetosMIP

Artículo escrito por Nereida J.Fuertes el 22 de octubre de 2019 relanzado en septiembre 2022.

Cuando tenemos que buscar un regalo para una persona especial, podemos decidir hacerlo apoyando a pequeñas marcas locales y fomentando la experiencia antes que la acumulación de cosas.

El minimalismo sugiere deshacernos de todo lo que sobra para quedarnos con los esencial. Siendo capaces de vivir con menos elementos y que estos sean más neutros, de calidad y verdaderamente necesarios. Significa eliminar lo superfluo y quedarnos con lo importante.

Este estilo de vida va en perfecta sintonía con la moda sostenible y el movimiento slow. Cada vez somos más personas comprometidas con el consumo consciente y el apoyo al comercio local. Pero la cuestión se complica un poco más cuando se trata de hacer un regalo…

Queremos tener un detalle con esa persona especial, que seguramente ya tiene de todo y que además no sabemos si acertaremos en la elección tomada. Por eso, en esta situación es incluso más importante mantener una coherencia con nuestros valores y no dejarnos llevar por la falsa sensación de “como no es para nosotros, no cuenta”. Si realizamos un obsequio desde la sensatez y coherencia del minimalismo y la sostenibilidad, es menos difícil caer en la tentación de comprar cualquier tontería para salir del paso de forma rápida. A fin de cuentas, hacer un regalo no debe ser una obligación o un compromiso, sino agasajar con un detalle a una persona que nos importa o a la que queremos agradecer algo determinado.

Como todo en esta vida, ¡regalar también debería ser un acto Slow!

Proyecto “Manifiesto Slow” realizado con el método MIG

Uno de los regalos más buscados siempre son las prendas y complementos. Afortunadamente, en este campo tenemos muchas alternativas para encontrar ese detalle perfecto. Podemos valernos de directorios de marcas sostenibles como Moda Impacto Positivo o DESECLIPSANDO para descubrir las marcas locales y slow de nuestro entorno.

Comprar apostando por lo local y artesanal, siempre supone un valor añadido.

Presentación del Directorio DESECLIPSANDO

También podemos sumergirnos en la búsqueda de una prenda vintage con una historia fascinante que contar. Regalar una chaqueta o un sombrero acompañado de un cuento de cómo lo encontramos o nos encontró a nosotros y nos acordamos de alguien. Explicar cuál es su origen y lo que creemos que lo asocia con la persona a quién lo regalamos. El storytelling siempre es un plus que lo hace más significativo y especial.

Otra opción que personalmente me encanta, es regalar experiencias. Antes que acumular bienes o cosas, vivir una emoción vinculada a una persona es un recuerdo para toda la vida. En este sentido organizar una swap party entre amigos o asistir a un taller por ejemplo de costura DIY o de bordado creativo, será un momento divertido que une muchísimo. Para presupuestos más generosos, regalar un tour shopping para conocer pequeñas tiendas locales o una asesoría de imagen para conocer que estilo y prendas son las adecuadas para cada tipo de persona, es sin duda una de las experiencias más enriquecedoras y provechosas.

Foto tomada durante el taller de Reciclado Textil de Fashion Revolution en ESDA

Por último, para los más atrevidos y dedicados, podemos realizar nosotros mismos parte o el total del presente. El reciclado textil puede ser una alternativa muy creativa para construir un regalo original, hecho a mano y exclusivo.

Diseñar un upcycling a partir de otras prendas nuestras, utilizar un textil para envolver el regalo a modo de furoshiki o realizar una tarjeta collage con retales, para felicitar de la manera más acogedora y amorosa. Este puede ser el regalo más inolvidable de su vida.

Foto tomada en la tienda Elisa Muresan

Estas son algunas de las opciones que tenemos para obsequiar manteniendo los valores de minimalismo y sostenibilidad presentes. Pero existen muchas otras que podéis aplicar. Como siempre, se trata de cuestionarnos antes de dejarnos llevar por la corriente y sacar la vena creativa que existe en cada uno de nosotros, para encontrar alternativas y soluciones mucho más consecuentes con nuestros valores.

A fin de cuentas, hacer un regalo debería ser un acto divertido y que disfrutemos, pues la ilusión se transmite y nunca podrá defraudar. ¿Os animáis a jugar?

* Recuerda que puedes ver el resto de los artículos publicados de los #RetosMIP a través del artículo «10 Retos de Consumo Responsable«.

Publicaciones Similares