Cada abril tiene lugar la Fashion Revolution Week en recuerdo de las más de 2000 personas heridas y las aproximadas 1200 que murieron en el derrumbamiento de la fábrica Rana Plaza de Dhaka (Bangladesh). A partir de este desastre nació Fashion Revolution, un movimiento internacional que implica a voluntari@s que quieren hacer de la industria textil una más justa, sana y consciente. Este año, la campaña gira en torno a la firma de Good Clothes, Fair Pay, que insta a la población europea a contribuir a la regulación de un salario digno de l@s trabajador@s del textil.

 

Artículo escrito por el equipo Moda Impacto Positivo by Slow Fashion Next.

 

Firma por un salario digno

trabajadoras industria textil

Vía fashionrevolution.org

 

L@s trabajador@s de este tipo de fábricas a menudo trabajan en condiciones peligrosas y poco saludables, lo que puede tener graves consecuencias para su salud a largo plazo. Algunas marcas de moda ya están tomando medidas para mejorar las condiciones de trabajo de sus emplead@s, pero aún queda mucho por hacer.

El pago de un salario justo es un derecho humano reconocido por la Declaración Universal de Derechos Humanos. En su artículo 23, establece que «toda persona que trabaja tiene derecho a un salario equitativo y satisfactorio, que le asegure, así como a su familia, una existencia conforme a la dignidad humana».

Es responsabilidad de las marcas de moda garantizar que sus emplead@s reciban un salario justo y unas condiciones de trabajo respetables. Aunque, l@s consumidor@s pueden desempeñar un papel importante a la hora de promover el cambio en la industria de la moda. Una forma de hacerlo consistiría en comprar ropa a empresas que se comprometan a pagar salarios justos y ofrecer condiciones de trabajo dignas.

La campaña Ropa Limpia, Salario Digno, afiliada a la Iniciativa Ciudadana de Europa (ICE), pretende obligar a las empresas a elaborar un plan para cerrar la brecha entre salarios reales y justos. La ICE es un llamamiento para que la UE actúe como legislador para llenar este vacío constitucional y evitar que las marcas eludan sus responsabilidades. La propuesta necesita un millón de firmas de ciudadan@s de la UE para hacerse realidad.

Las empresas de la confección y el calzado deberán prevenir y mitigar efectos negativos en derechos como salario justo, libertad de asociación y negociación colectiva. Reducirán la pobreza, especialmente en mujeres, inmigrantes y trabajador@s con contratos precarios, y erradicarán el trabajo infantil. Se prohibirán prácticas comerciales poco éticas que perjudiquen a trabajador@s y se fomentarán prácticas éticas de contratación. L@s consumidor@s conocerán información sobre las empresas y habrá mayor transparencia y mejores resultados empresariales.

La legislación será la primera de este tipo que aborde los salarios justos para l@s trabajador@s de la industria textil mundial. ¡Colaboremos para conseguirlo hasta julio de 2023!

 

Otras maneras de contribuir a la revolución de la industria textil

  • No consumir fast fashion, ya que contribuye a la explotación de est@s trabajador@s.
  • Recordar otros incidentes que se han producido a causa de las malas prácticas de la industria textil. Como la contaminación en el mercado de Acra, los accidentes en fábricas marroquíes o los suicidios de l@s trabajador@s del algodón en la India.
  • Crear comunidad y apoyar junt@s un sector del textil mucho más sostenible.
  • Entender que muchas pequeñas acciones positivas crean una gran acción conjunta para generar el cambio.
  • Lee las etiquetas de las prendas que hay en tu armario para conocer dónde han sido confeccionadas.
  • Descárgate los carteles «Quién hizo mi ropa» o «Qué hay en mi ropa» haciendo clic aquí y difúndelos con orgullo en redes sociales.
  • ¡Cuestiónate siempre!
  • Si quieres ser voluntari@ o tienes un blog o un medio de comunicación y deseas recibir documentación para difundir la campaña, puedes escribir un correo a info.spain@fashionrevolution.org.

 

La falta de salarios justos en la industria textil es un tema complejo que involucra a múltiples actores y factores, como la falta de regulación adecuada y la falta de poder de negociación de l@s trabajador@s, entre otros. Es necesario que todas las partes involucradas trabajen juntas para encontrar soluciones a largo plazo que beneficien tanto a las empresas como a l@s trabajador@s. Como consumidor@s, podemos tomar decisiones informadas que promuevan una industria textil más ética y sostenible. Nos gustaría leer tus reflexiones acerca de esta situación en los comentarios del artículo. ¡Generemos una conversación!

 

Puedes echar un vistazo a nuestro artículo más reciente aquí si deseas acceder a una educación sobre moda que beneficie a crear esa sostenibilidad que anhelamos en la industria.

 

Primera imagen: vía expoknews.com

Publicaciones Similares